Conseguir un buen aislamiento térmico es una cuestión prioritaria en cualquier hogar, ya que no solo producirá un clima más apacible sino un menor derrocho de energía.

Las ventanas son el punto de partida para comenzar este proceso, pues de forma general las mayores fugas de energía provienen de grietas, huecos y cristales desnudos en las ventanas.

En el verano el 76% de la luz directa incide directamente sobre la superficie del cristal de las ventanas afectando al proceso de refrigeración y durante el invierno el 30% del calor se pierde. Esta pérdida y ganancia provoca que el aire acondicionado tenga que trabajar más y que aumente de forma innecesaria el gasto energético.

El aislamiento de las ventanas es la mejor manera de sellar el aire refrigerado en el interior durante los veranos y reducir la pérdida de calor en invierno. No sólo ayuda a mantener la temperatura ideal, sino a reducir las facturas de energía.

Materiales aislantes para las ventanas

Antes de empezar a aislar las ventanas, debes conocer los diferentes tipos de materiales aislantes.

Burletes para ventanas para sellar el aire

Los burletes se utilizan para cubrir los huecos y cualquier área de fuga de aire alrededor de los objetos móviles, como las ventanas y las puertas.

Los burletes para ventanas ayudan a minimizar las corrientes de aire que entran a través de grietas y huecos. Durante los veranos, ayuda a mantener el aire fresco en el interior mientras mantiene el calor en el exterior. Mientras que en los inviernos, los burletes pueden evitar que el aire caliente se escape de la casa.

Los huecos entre la hoja y el marco de la ventana suelen rellenarse con selladores para evitar que se filtre el aire caliente o frío. 

Los burletes vienen en muchas formas, como silicona, fieltro, espuma y vinilo. Cuando elijas un burlete, busca los que puedan soportar la fricción, los cambios de temperatura y el desgaste general.

Calafateo

El calafateo se utiliza para sellar las fugas de aire en las ventanas y puertas de la casa. También se pueden aplicar en las grietas de los grifos, los desagües de las tuberías de agua y las bañeras para evitar los daños causados por el agua.

Hay tres tipos de calafateo para diferentes áreas:

  • El calafateo de silicona se utiliza para superficies de vidrio y metal.
  • Calafateo de látex para las grietas de las ventanas.
  • El calafateo de pintura se utiliza para los sitios que se pretenden pintar más adelante. 

El calafateo debe volver a aplicarse después de uno o dos años. Con el tiempo, la zona de la ventana se contrae o se expande dependiendo del clima, y esto tiende a eliminar el material de calafateo. El desgaste del calafateado exterior e interior de la ventana requiere su sustitución cada cierto tiempo para evitar la ganancia o pérdida de calor.

Aislamiento de espuma en spray

El aislamiento de espuma en spray es un tipo de aislamiento que se expande mucho y luego se seca, formando una barrera protectora. Se utiliza para sellar huecos y minimizar la pérdida de aire acondicionado. Puede rellenar fácilmente todos los recovecos que de otro modo sería imposible.

Otro tratamientos para aislar ventanas

Los tratamientos de las ventanas pueden ayudar a proporcionar un aislamiento adicional e incluyen:

Persianas celulares

Están hechas de materiales plisados que contienen bolsas de aire en una sección transversal de panal. Estas bolsas de aire reducen la conducción del calor a través de las ventanas. Puede plegar las persianas al abrir las ventanas.

Para obtener el máximo aislamiento, puede optar por persianas aislantes, ya que tienen el mayor valor R. En la temporada de refrigeración, pueden reducir la ganancia de calor en un 80% y minimizar la pérdida de calor en un 40% en invierno.

Cortinas aislantes

Están hechas de un tejido más grueso y, a diferencia de las cortinas, tienen lazos para sujetarlas a la pared. En verano, las cortinas con respaldo blanco pueden ayudar a bloquear una cantidad significativa de calor de las ventanas.

Persianas

Las persianas son una solución eficaz cuando hace calor. Cuando están completamente cerradas, son bastante eficaces para reducir la ganancia de calor solar, especialmente las reflectantes.  Además, las persianas de lamas horizontales pueden bloquear y reflejar la luz en el techo de color claro. Así, el techo difunde la luz sin que se produzca una ganancia de calor.

En invierno, puede que no funcionen tan bien, ya que no se puede controlar la pérdida de calor a través de las lamas de las persianas.

tipos de ventanas aragonesaDiferencias entre aluminio y PVC para cerramientos