Aunque la temporada de calor acaba de empezar, y podemos disfrutar de nuestro espacio al aire libre, tenemos que pensar que el frío volverá y nos podemos arrepentir de no haber convertido la terraza en un espacio útil para poder emplearla durante todas las estaciones del año.

Es importante que antes de comenzar con el proyecto, realices una buena planificación para que el confort sea el deseado. Algunos de ellos son: mantener una temperatura adecuada según la estación, la orientación de la fachada, los materiales más adecuados, la distribución de la luz, las características del espacio y el gusto de cada uno.

Eso sí, ten en cuenta que si vives en un edificio tienes que pedir permiso a la comunidad de vecinos y obtener la licencia correspondiente del Ayuntamiento de tu localidad.

Aun así, en Aragonesa de PVC queremos que conozcas una serie de factores a tener en cuenta a la hora de cerrar una terraza.

En busca de la temperatura perfecta

Lo ideal sería evitar que pasemos frío en invierno y demasiado calor en verano. Es importante además evitar las pérdidas térmicas y las filtraciones de aire para poder conseguir una buena temperatura interior. Por eso, la instalación del cerramiento repercutirá tanto en la comodidad como en la factura de la luz.

La orientación de la casa, y en especial de la terraza, también repercutirá en la temperatura que se pueda conseguir. La dirección en la que esté ubicada la vivienda puede beneficiarte o perjudicarte. Una orientación sur en invierno hace que se acumule el calor de forma natural, pero en verano puede ser difícil de aguantar. Por el contrario, una ubicación en el norte será más fría, por lo que obligará a escoger materiales y sistemas aislantes.

cerramientos de terrazasAdemás, la luminosidad es una característica que siempre se busca en las terrazas, aunque cuando viene acompañada de calor es preferible ponerle remedio. El techo es la zona más expuesta a la luz y al calor. Una solución para ello es proteger nuestra terraza con estores de colores neutros para que no modifique el ambiente con ningún color.

Por otro lado, los materiales más económicos y comunes son el aluminio y el PVC. Aunque también existen materiales multicapas que mezclan diversos materiales y hacen un buen trabajo de aislamiento como la madera. También puedes optar por instalar vidrio, aunque es más delicado y caro.

Las zonas contiguas, el espacio, la decoración y el gusto de cada uno también son factores que influyen en el cerramiento

Es importante no olvidar desagües o pasos de ventilación que podemos obstruir con la obra. Si vives en un piso es necesario pensar en que el acabado final del cerramiento no desentone con el aspecto global de la fachada.

Si conectas el interior y el exterior ganarás amplitud. Esto se puede conseguir a través de grandes ventanales y una elección de suelo similar entre el interior y la terraza, así se conectará visualmente el espacio. Cerrando la terraza añadirás amplitud con un nuevo espacio en tu hogar, pero con las ventajas de tener un exterior porque disfrutarás de la luz y el calor todos los días del año.

La mejor opción es no escatimar en materiales y buenos sistemas de juntas para evitar un mal resultado en cuanto a temperatura

Es importante que la decoración elegida también ayude a contribuir a proporcionar luz. Lo ideal es escoger una paleta de colores claros tanto en suelo como en paredes y techos. Escoge muebles cuyos materiales sean de aspecto ligero, como el mimbre. Y a la hora de tapizar, elige telas lisas o de estampados pequeños en colores claros para dar continuidad al espacio. Puedes incluir un toque de color en cojines o alfombras para dar dinamismo al espacio.

Puedes instalar un cerramiento en acordeón. Así, cuando quieras una terraza despejada se quedarán plegados en un lado sin ocupar espacio, y si la despliegas en los mees de invierno te protegerá del fío.

Cerramientos de PVC  o de aluminio ¿cuál es mejor?

A la hora de pensar en el cerramiento y en su diseño es posible que nos surjan dudas acerca del material más adecuado para nuestra terraza. De hecho uno de los motivos por los que se nos puede encarecer una obra de estos calibres es el tipo de material que escojamos.

El aluminio y el PVC son los dos materiales más utilizados para este tipo de obras. Principalmente se usan estos materiales por sus características, son muy buenos aislantes térmicos y acústicos, y su mantenimiento resulta bastante más barato.

¿Qué es mejor?

Antes de elegir uno de los materiales, tenemos que tener en cuenta el espacio para el cerramiento, sus características y nuestro presupuesto.

Existen diferentes beneficios en función del material. Por ejemplo, el PVC es un material un poco más caro pero su aislamiento es mejor. Por otro lado, el aluminio lo puedes escoger en una variedad más amplia de colores. Permite unos perfiles más angostos que el PVC, produciendo una mayor ganancia de luz natural.

En nuestra elección, también, influirá el uso que vayamos a hacer de ese espacio. Es decir, si queremos revestir un espacio cuyo uso va a seguir siendo el de un lugar de esparcimiento exterior el nivel de aislamiento térmico no hace falta que sea elevado. Sin embargo, si queremos convertir ese espacio en una nueva zona interior de nuestra vivienda tienes que tener especial cuidado en la elección, ya que no todos los materiales sirven. En estos casos la carpintería de PVC resulta la mejor opción. Este es un material no conductor de temperatura, por lo que cuenta con cualidades naturales para el aislamiento térmico.

En Aragonesa de PVC somos expertos en cerramientos de terrazas, no dudes en contactar con nosotros o venir a visitarnos para más información.